Buscar este blog

jueves, 19 de mayo de 2022

GERMAN SHORTHAIRED POINTER


 

No puedo estar de acuerdo con la evolución del kurzhaar descrita en esta planilla ya que no aparece como antecesor el Perdiguero de Burgos, asunto que me parece descabellado y poco razonable, pues sabido es por todo el mundo cinófilo de su contribución a esta y otras razas en Centroeuropa.

Recordemos algunos detalles de su historia:  

La primera descripción del Perdiguero se la debemos a un oficial de la " Legión Guelfa ", que combatió contra Napoleón en la Guerra de la Independencia Española. La Legión Güelfa, más conocida como The King's o Germana Legión, era un cuerpo de voluntarios al servicio de la Corona Inglesa, bajo las ordenes de Wellington's, mandada por el coronel Rottberg y el segundo ingles Day, llegó desde Hannover a Portugal en 1808; pasó la frontera por Zarza la Mayor y combatió en Talavera de la Reina y en Gamonal (batalla librada cerca de Burgos). Compuesta por Hannoverianos (alemanes), suizos, croatas e italianos, distribuidos en infantes, caballería y artillería. ( Wellinton's Army, 1809-1814; C.W.C OMAN-1913-,pág. 222 ).

En The History of the King´s German Legión, por el Mayor Ludlow Beamish´s, podemos traducir textualmente: ``de la existencia de una raza de perros de caza, en esta zona, que se crían con el nombre de Perdigueros de Burgos´´.

El capitán Schwertfeger en Hannover (1907) en su libro Geschichte der Koniglich Deutsch Legión, cita así mismo la raza de Perros de Burgos como: ``regalos y presentes de los patriotas de aquellas tierras de Burgos´´ y de esta descripción: ``Fuertes de cuerpo y cabeza; blancos y marrones, con manchas y pecas". Estos ejemplares fueron trasladados a Alemania, su número es desconocido.
Estas citas nos hacen pensar en la formación de la raza entre el año 1713 (Paz de Utrech) y la Guerra de la Independencia.

Muchos años después, durante la Guerra Civil Española (1936) numerosos ejemplares de la raza fueron llevados, pagados a precios ridículos, a Alemania. La Legión Cóndor llevó a Centroeuropa aviones cargados con un gran número de perros, que con anterioridad habían venido a traer material de guerra. Este suceso que sería difícilmente constatable, sobre todo por la negativa alemana de admitirlo, es completamente cierto y tiene un testigo de excepción. El coronel Raúl García Bengoechea, en aquella época se encontraba restableciéndose en la capital de la zona nacional y vio, personalmente, como se desarrolló esta emigración. Se compraban hembras adultas, preñadas y cachorros, al igual que machos. No se puede precisar el número de perros que los alemanes importaron, pero es de suponer que fueron muchos y de los mejores, la guerra, por una u otra circunstancia, fue un golpe brutal para la raza.

El trasiego de perros a Centroeuropa después de la guerra, continuo durante varios años, incluso hasta el año 1960, hacia Alemania e Italia, como retemple de sangre para otras razas. (Simposio) sobre las Razas Caninas Españolas, Universidad de Córdoba 1982, pág. 361 a 367).