Buscar este blog

domingo, 18 de noviembre de 2018

LOS CONEJOS DE LA LLANURA


Excelente jornada de caza al conejo la del día de hoy, la mañana presagiaba lluvia a todas luces, el cielo totalmente cubierto de nubes y un viento del este bastante molesto y cambiante en cuanto a su intensidad, no parecían los mejores augurios para el éxito finalmente conseguido.

La zona que hoy hemos cazado, completamente llana como podréis comprobar en las fotos, está cubierta de pastizales, algunas junqueras con núcleos de zarzas poco espesas en las zonas más bajas y húmedas, viñas intercaladas con higueras y otros arbustos, como espinos y retamas reunidos en pequeños grupos de vegetación, creando en conjunto un hábitat excepcional para la caza en general.

La verdadera dificultad en un paraje de esta tupida cobertura vegetal, no es que los perros encuentren los conejos, sino tener la posibilidad de poderlos disparar una vez que los levantan, ya que cuando el perro los desaloja de su encame o querencia y corren entre esta intrincada maraña, resulta prácticamente imposible verlos con el tiempo suficiente para realizar el disparo.

Ya lo he comentado con anterioridad, las copiosas lluvias de la primavera pasada son las responsables de este desarrollo vegetal que ha servido de protección para la proliferación y defensa de estos pequeños animales, sobretodo de los poyos de perdiz, viéndose esta temporada un gran incremento en las poblaciones de todos ellos.

Para muestra y como de costumbre, os dejo unas cuantas fotos de este día.
Saludos para todos.














No hay comentarios:

Publicar un comentario