Buscar este blog

domingo, 4 de enero de 2015

El pasado sábado tres de enero cazamos en un coto al norte de Talavera de la Reina, como podéis comprobar en las fotos, se trata de una dehesa bastante poblada de encinas, con cobertura vegetal baja y espesa de muchas chaparras, acebuches y escoberas, en menor cantidad la cornicabra también puebla estos montes entremezclada con las anteriores, formando un ecosistema muy propio del clima mediterráneo, en el que se puede contemplar la Sierra de Gredos al fondo, un enclave digno de admirar donde te van sorprendiendo sus bonitos parajes según se va avanzando con la mano de caza.

La libre que Bala tiene a sus pies, le costó una buena carrera ya que yo, a propio intento, la deje correr tras herirla de un certero disparo, estas persecuciones son esenciales como lección creativa para aflorar los instintos en los cachorros jóvenes con poca experiencia, acrecentando así el iteres por la caza al tener que rematar ellos mismos la faena a diente, incluso el cobro, se reafirma con mucha más pasión en estos lances.








No hay comentarios:

Publicar un comentario