Buscar este blog

domingo, 3 de junio de 2018

EL ZORRO

El zorro a compartido con el lobo la atención de nuestras gentes populares, pero con una diferencia bien notable: la popularidad del lobo se sitúa entre el drama y la tragedia; la del zorro entre la picaresca y la anécdota; el uno inspira terror y odio; el otro esa especialísima curiosidad entremezclada con un fondo de benevolencia que tenemos, a veces, la debilidad de sentir hacia el pícaro ingenioso que no puede hacernos un gran daño. 
En toda la demografía española, como en el resto de Europa existen muchas fabulas cuyos protagonistas son el lobo y la raposa. El lobo hace el papel de feroz y sanguinario, pero torpe; el zorro, la de ingenioso, sabiondo y locuaz, que aconseja al lobo y se aprovecha de su fuerza.
El nombre de Raposa, en femenino, viene de rapaz, del latín rapax-acis. En el idioma español las malas artes de la raposa dejaron su huella en las palabras: raposería (astucia maligna), raposear (realizar las mismas), zorro (disimulado, engañador), azorrarse (no dar la cara o no querer responsabilizarse), zorra (prostituta) y otras varias.
La raposa o vulpeja ¡grandísima zorra ella! No es tan errante como el lobo, hace su madriguera en cuevas naturales o utiliza las de otras alimañas, como el tejón, y vagabundea por montes y alrededores de las aldeas próximas a su encame para cometer toda clase de fechorías.  
Aunque naturalmente carnívora, no desdeña, a veces, comer frutos y miel:

         Una zorra muy ratera
         topó con un colmenar,
         y ansiosa empezó a exclamar:
        ¡Ay panal, quien te cogiera!
              Fabulas Ascéticas; de Fernández Cayetano, Sevilla 1864


También la raposa saquea nidos devorando huevos y polluelos. En los corrales llega a hacer verdaderos estragos, como el lobo y otras alimañas, mata mucho más de lo que necesita para su alimentación.
Como casi todos los animales selváticos, es de hábitos nocturnos y en los crepúsculos no es difícil verla cruzar campos y caminos, su voz es entre ladrido y aullido, se le llama “ladra”, “guarreo” o “tauteo”, entre otros. 
La raposa es una extraordinaria cazadora, con un oído y un olfato desarrolladísimo, tan aptos para la caza a la carrera como para el acecho, al rastro o al salto y si la ocasión se presenta, sabe excavar la tierra para poner al descubierto una madriguera de conejos o de otro alimento subterráneo. El adjetivo de “astuta” que tantas veces se le aplicó, la encaja perfectamente, fingiéndose muerta para huir o capturar una presa, entre las mejores de sus argucias. 
La caza del zorro es variada divertida y útil para el cazador y el vecindario.
          "Mucho sabe la raposa, 
           ya indaga más el que la acosa"


Sí, el zorro es, sin duda, una alimaña perjudicial y maligna, aunque algunos de los pintorescos pseudo-ecólogos a la moda salgan en su defensa diciendo que……. "come ratones en el campo".
Un poeta asturiano hace así la rebuscada apología del raposo con gran pompa retórica:
                               
      Nadie como él en lo burlón y artero,
      ágil y audaz como la misma audacia,
      bello como un satán, lleno de gracia,
      cobarde, libre, y en cadenas fiero.

      Cínicos ojos con fulgor de acero;
      aire de una perversa aristocracia;
      bella la cola, elegante y lacia,
      como el blanco penacho en el guerrero.

      Salta sobre la presa con sigilo,
      y ante los ojos del pastor tranquilo,
      se va alejando por la cuesta, sola….
      Y cual hidalgo de una antigua corte,
      la oreja lista y altanero el porte,
      traza una reverencia con la cola.
          Alfonso Camín: De las Asturias simbólicas…… pág.  85.
        TRATADO DE MONTERÍA Y CAZA MENUDA










jueves, 29 de marzo de 2018

EL CIERVO


El ciervo es la bestia más bella de los bosques. La criatura nemorosa por excelencia y la pieza venatoria por antonomasia más codiciada por los buenos cazadores. Su estampa, figura ya en las solemnes paredes de las cuevas prehistóricas, donde las escenas representan a los ágiles ciervos acosados, dirigidos hacia las armadas de arcos que les acechan en un pasaje milenario y eterno de la caza.
La afición a la caza de los cérvidos era en Roma tan intensa, que no bastando la cría natural de los montes itálicos, se establecieron parques artificiales para repoblar las selvas exhaustas, según nos cuenta Varron. Por lo visto en la Roma de la decadencia las cosas andaban poco más o menos como por la Europa de nuestro tiempo.
En la edad media -gran cazadora-, el ciervo se convirtió en protagonista de la leyenda de San Huberto y San Eustaquio, patronos de los venadores católicos y de otras mil leyendas más y símbolo de la más importante actividad cinegética, puesto que los canes eran el principal ingrediente de estas monterías de “fuerza” o clamorosas, como se decía entonces.
La literatura culta y la popular tomaron al ciervo para símbolos, relatos, romances, metáforas, leyendas y frases tópicas, etc. Ahí está el “Sicut cervus ad fontes” bíblico. En los apólogos y fabulas el lobo encarnaba la perversidad carnicera; el raposo, la astucia maliciosa; el jabalí, la valentía ciega y el ciervo, la belleza, la agilidad, la inocencia, la pureza y hasta la agridulzura del amor inquieto.
Un escritor y poeta, D. José Navarrete, que sin ser montero asistió como invitado a varias monterías allá por los años de mil ochocientos setenta, describió la muerte del ciervo en este bello poema endecasílabo, muy en la retórica de la época:

EN SU ESCONDIDA CAMA DE LENTISCO
LO DESPIERTAN LAS TROMPAS DEL OJEO,
SALTA Y VELOZ, TRONCHANDO LOS JARALES,
LA CUMBRE GANA DEL FRAGOSO CERRO.

EN LA ABIERTA NARIZ, EL AIRE, AVISO
LE DA DEL CAZADOR QUE ACECHA ARTERO;
RAUDO GIRA, Y LANZANDOSE AL BARRANCO,
ARBUSTOS Y PEÑASCOS SALVA CIEGO.

MAS ¡AY! QUE ESTÁ CERCADO EL MONTE TODO,
Y AL DESCENDER, VOLANDO CON EL VIENTO,
NADA LE ADVIERTE YA SU INFAUSTO SINO;
AL ARMA VENTAJOSA MUESTRA EL PECHO;
EL PLOMO ARDIENTE SUS ENTRAÑAS ABRE;
LANZA EN TIERRA TRISTISIMO LAMAENTO,
Y SUS OJOS PIEDAD CLAMAN AL HOMBRE
QUE HUNDE EL CUCHILLO EN SU INOCENTE SENO.

D. José Navarrete: En los montes de la Mancha. Madrid 1879.
(Tratado de Montería y Caza Menuda)


domingo, 25 de marzo de 2018

1ª PRUEBA DE TRABAJO EN CAMPO 2018 (AEPPB)

El pasado sábado 17 de marzo tuvo lugar en la finca Peñalajo,  término municipal  de Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real), la primera prueba puntuable para la final del campeonato de España 2018 de la Asociación Española del Perro Perdiguero de Burgos (AEPPB).
Un día desapacible de agua-viento y frio presidio el trabajo de los perros durante toda la mañana en las modalidades de Prueba de Aptitudes Naturales (PAN), juzgada por José Manuel Sanz Timón y Monográfica de Trabajo (MT), la cual tuve la satisfacción de juzgar personalmente, la hoguera que se preparó además de ayudar a combatir el frio viento entremezclado con gotas de agua-nieve a primera hora de la mañana, sirvió más tarde como refugio de espectadores y propietarios de los diferentes ejemplares que desde allí partían cuando los jueces les reclamaban para hacer su recorrido de trabajo, el bocata y la parrilla también harían acto de presencia algo más tarde para entremezclar viandas y comentarios de los presentes.
Una vez terminado el trabajo de los perros, dejamos los campos para asistir a la tradicional comida de hermandad entre todos los socios, donde se termina de ajustar el balance del día entre los jueces, puntuaciones de los ejemplares participantes y su calificaciones finales, se comentan los rapport y se entregan unos trofeos conmemorativos a los tres primeros clasificados con las mejores puntuaciones de cada prueba. Aprovecho para recordaros que en este tipo de prueba, los diferentes ejemplares no  acuden para luchar entre ellos de manera competitiva y lograr una mejor calificación u optar a un trofeo, sino que lo hacen luchando contra ellos mismos y los diferentes lances que ofrece el campo para conseguir superar estas pruebas con 1º premio MT I, 2º premio MT II, o 3º premio MT III, y de igual manera para la prueba de PAN, el que la asociación entregue un trofeo a los tres primeros ejemplares que han conseguido las mejores calificaciones no deja de ser puramente testimonial ya que puede haber varios ejemplares participantes o incluso todos en una misma prueba con 1º premio.
De estas diversas pruebas regionales se extraen los mejores ejemplares que más tarde participaran en la final del campeonato de España que nuestra asociación organiza todos los años a principios de otoño y que a la postre serán referentes reproductores en la futura selección de cría.
Agradecer a la propiedad de la finca Peñalajo la disponibilidad de los terrenos y la colaboración de su guardería, que en todo momento estuvieron atentos a nuestras necesidades colaborando ates y durante el desarrollo de este evento, gracias a los postores y tiradores sin cuya encomiable colaboración este tipo de pruebas se haría muy difícil, gracias a todos nuestros socios por su asistencia y colaboración, porque sin vosotros esta pasión que nos inunda a todos por el Perdiguero, indudablemente no sería viable, por último, agradecer el trabajo de organización a nuestro querido vicepresidente Carlos Ramón Marín de la Rubia, muchas gracias Carlos por tus esfuerzos y desvelos en beneficio de todos y de nuestra querida asociación.        http://www.perdiguerodeburgos.es/
Hasta la próxima compañeros.             


              Bienvenido Fernández Bolaños








domingo, 25 de febrero de 2018

TEMPORADA 2017/18


Ultimas perdices de esta temporada que acaba de cerrarse, cuatro por la mañana y dos más por la tarde en el último día de caza, como siempre una paliza en las piernas y una gran satisfacción por el trabajo de la perra.





sábado, 20 de enero de 2018

CAZANDO CON PERDIGUEROS DE LA AEPPB





No quiero dejar pasar la ocasión para daros las gracias a todos por el día tan estupendo que he pasado con vosotros cazando con los perdigueros de la AEPPB, como siempre suele suceder, la suerte es dispar, pero estando en buena armonía, todo queda diluido en los lances que se comentan durante el taco y el vinillo que se degusta alrededor de la mesa.
Aunque hoy el comentario es escueto con respecto a lo largo y prolifero en lances que ha sido el día, no quería terminar sin recomendaros una receta muy antigua de cómo se deben guisar las perdices:
     
                                   << Tomados, como es uso
                                        Los perdigones,
                                        Pártanse en dos pedazos
                                        Por los riñones,

                                        En una cacerola
                                        Luego metidos,
                                        Rehóguense con manteca
                                        Bien removidos,

                                        Pónganse en la parrilla
                                        Conforme caigan,
                                        Y con salsa a la pebre
                                        Que me los traigan,

                                        Hay otro condimento
                                        Que se usa mucho:
                                        Meter los perdigones
                                        En un cartucho;

                                        Y cuando un enemigo
                                        Muestra la jeta,
                                        Servírselos de pronto…
                                        Con escopeta. >>



lunes, 15 de enero de 2018

UNA POR BARBA

Cuando se van a cazar perdices bravas, casi siempre, se recuerda la última percha que hicimos, por ejemplo como en mi caso el último día del pasado año 2017, donde con mucha suerte pude descolgar seis.
Con esta vaga ilusión, ayer domingo me volví a juntar en la finca “Las Barrancas” con José Manuel Sanz Timon y su hijo Manuel, para tratar de cazar alguna de estas esquivas patirrojas.
Comenzamos dando una mano en la zona más baja de la finca  lindera con la orilla del rio (Tajo), con el fin de recogerlas hacia dentro, donde José Manuel consiguió abatir una, el resto de la mañana nos tuvieron de una barranca a otra con vuelos fuertes y largos, sin dejarnos acercar lo suficiente y si tirábamos alguna, siempre era levantándose lejos y fuera de tiro, pero había que intentarlo.
Sobre el medio día, llegamos a la casa donde nos esperaba la propiedad Guillermo y Jesús, degustamos un buen vino de pitarra elegido por mí para la ocasión y su correspondiente taco,  el comportamiento de las perdices centró la mayoría de los comentarios, reanudando la mano de nuevo sobre las 14,00.
El sol ya estaba alto y las perdices con su canto desaforado trataban de reunirse de nuevo, Jesús con buen criterio nos asesoró sobre la estrategia a seguir, de nuevo a Manuel le tocaba hacer de escoba barriendo la linde, José Manuel bien colocado esperaba estratégicamente el escape de las perdices y yo con Atenea y Noya por las retamas del arroyo donde cantaban.
La primera que vemos se revuela larga, Manuel no se hace con ella y a criar, las rodeamos y al entrar en el arroyo con los perros se me arranca una a tiro que descuelgo seca, Atenea se encarga del cobro, continuo y siento la escopeta de José Manuel vomitar fuego delante de mí, cazo a mal viento y esta vez parece que las perdices sí que van por delante, aunque la maraña del arroyo lleno de agujeros de los conejos puede ser el escondite perfecto para alguna de ellas que quiera quedarse despistada, no sería la primera vez que las veo esconderse en ellos, Noya se adelanta y para una entre las cañas que rodean la caseta del pozo, también se va a criar, estoy algo retirado y no puedo dispararla, continuo arroyo abajo y de repente Atenea baja la nariz y sigue un peón remontando el viento hacia atrás, la lleva, la lleva, de entre las junqueras se arranca un macho piñoneando al que hago un ovillo de un disparo certero de mi Sarasqueta del 16 al mismo tiempo que la perra ya se iba parando, una lástima que no aguantara bien la muestra y por otro lado que listas que son, como dejan que las pasemos por encima y no se mueven.
Las piernas ya notan el desgaste del día, y las perdices muy cucas lo saben, nos llevan de una ladera a otra como jugueteando con nosotros, por mucho que nos creamos muy listos, ellas siempre salen ganando, bendito instinto  de supervivencia, gracias a él podemos seguir disfrutando de días como el de hoy, porque a veces, donde el cazador cree hallar la mejor de sus ventajas, encuentra la más desconsolada de sus ilusiones.  

Viva la caza compañeros. 








domingo, 7 de enero de 2018

AÑO NUEVO, CAZADOR VIEJO.

Después de una noche lluviosa, la mañana se ha prestado de nuevo para la caza y aun que hoy solo me acompañaba Atenea del Endrinal, ha sido más que suficiente para hacer el cupo. Desde el pasado día 31 de Diciembre que fuimos a las perdices, la perra ha experimentado un notable interés por la caza, más aún del que ya poseía y es que no existe otra manera de potenciar la mejora en el rendimiento de un perro cazador, que matándole caza, cuanto más mejor, lo he dicho en múltiples ocasiones y lo repetiré hasta la saciedad, hoy día podemos presumir de tener los mejores perros de caza menor que jamás hayan existido, el problema, es que cada día tenemos menos caza, sobretodo perdiz roja, lo que condiciona negativamente las experiencias de nuestros perros.
El notable interés que podamos tomarnos en llevar nuestro perro al campo, se verá arruinado, si en este, no encuentra la densidad de caza necesaria para adquirir un aprendizaje rico en experiencias que lo formen como futuro compañero de trabajo.  
Además recordar que: EL CAZADOR Y SU PERRO, FORMAN UNA UNIDAD, HASTA QUE ESTA NO ESTA BIEN CONSOLIDADA, NO FUNCIONARA NADA.

Saludos y buena caza.