Buscar este blog

miércoles, 10 de julio de 2019

EL ARTE DE VOLATERIA


LAS ARMAS

Desde épocas remotas de miles y miles de años antes de Jesucristo hasta el siglo XIV de nuestra era, el arco y la flecha fueron servidores constantes y fieles del hombre en sus empresas guerreras y venatorias. 

La ballesta, solo fue una máquina que en su época vino a perfeccionar técnicamente el conjunto arco-flecha sobre el que ofrecía algunas ventajas, como la de quedar montada en plano horizontal al suelo, lo contrario que el arco que lo hacía en plano vertical, apoyada esta sobre el hombro permitía una mejor puntería siendo mucho más precisa que el arco pero más lenta en su recarga, ofreciendo al cazador un manejo más simple que el especializado del arco. En cuanto a la potencia y penetración de sus flechas, pueden considerarse igualadas a pequeñas distancias, pero mayores en el arco a distancias largas. Cualquiera podía ser, con un poco de práctica, un regular ballestero, y en cambio, solo a costa de grandes ejercicios y facultades innatas se lograban buenos arqueros.



Esto fue lo que determinó que a partir de principios del siglo XIV la ballesta fuese sustituyendo al arco simple en toda Europa, tanto en la caza como en la guerra. Poco después que la ballesta aparecería por los campos de la venación y la guerra un nuevo y extrañísimo ingenio “EL ARMA DE FUEGO”.

Los postreros años del siglo XV y primeros del XVI van jalonando de logros el progreso técnico de las armas portátiles de fuego, hasta llegar al arcabuz y la escopeta, siendo estas a partir de entonces, realmente útiles para la caza al vuelo. En cuanto a la munición para esta clase de tiros, debemos tener en cuenta que los perdigones empezaron ya a usarse a principios del siglo XIV, por lo tanto, la caza al vuelo con las armas de fuego, tal y como la conocemos hoy, empezó a practicarse a finales del primer cuarto del siglo XVI.



Fowler de Flintlock
Esta escopeta perteneció a Napoleón Bonaparte y fue fabricada a finales de 1700. Existía otra igual, que fue robada de un museo en Ginegra y sigue en paradero desconocido. Napoleón regaló el arma al marqués Faulte de Vanteaux de Limoges, un general de su ejército. El cañón cuenta con incrustaciones de oro, plata y platino.
LOS PERROS

Las cualidades de un buen perro de muestra fueron descritas por Alonso Martínez de Espinar allá por 1644 en su obra maestra “ARTE DE BALLESTERIA Y MONTERIA” donde describe la tenacidad y vientos de los perros que ya se utilizaban para abatir perdices con el arcabuz, “El que generalmente parece de más gusto para el cazador, es el que no deja de correr, que parece que vuela por encima de la tierra multiplicando sus diligencias hasta que las para”, y añade “a todos se les ha de ir poniendo que busquen las perdices más por el viento que por el rastro, metiéndolos la caza pico a viento, para que se hagan ventores y no rastreros, que hay gran diferencia en buscar estas aves de una o de otra manera” en cuanto al trabajo del can durante la búsqueda, ya se demostraba un gran interés por el control del comportamiento y cita textualmente al respecto, “así mismo debe saber el cazador, cuando el perro hace el delito, por qué ha de ser castigado y de qué manera ha de ser este castigo, que no se le ha de dar de una suerte en todos los yerros que hace, que tal vez merece mucho levantando la perdiz y otras, aunque la levante no se le debe dar con tanto rigor”.


Fernando Tamariz de la Escalera en su “TRATADO DE LA CAZA DEL VUELO” cuya edición data de 1654 diez años posterior al de Martínez de Espinar, también retrata la manera de cazar de los perros de parada en el arte del  volateo “para ejercitar esta habilidad es muy necesaria cosa la ayuda del perro maestro, que es todo en toda manera, pues es quien ha de cazar la tierra, tomar el Peón con blandura, y ya tomado, y el cazador entendido que pinta la caza, debe seguirlo con poco ruido, porque él tiene obligación de irse parando en cuantas partes la perdiz se paró, hasta llegar donde esta y así no se le ha de dejar que entre a romper la muestra, porque su oficio es estarse quedo”
dos géneros hay de perros, unos que cazan de viento, hocico alto y otros que cazan de Peón, el hocico bajo” y puntualiza coincidiendo con Espinar “los que cazan con el hocico alto, que son los de viento, son los mejores y de más ciertas muestras, más los que cazan con el hocico bajo, que son de peón, no son tan buenos, porque señalan muchas muestras falsas.


De esta manera, se evidencia como a mediados de 1650 ya existía una forma muy depurada para cazar las perdices con perro, cuya procedencia no era otra que los descendientes de los antiguos perros de muestra utilizados en siglos anteriores para la caza de aves con redes y en la cetrería, para esta época, ya se habrían adaptado a las nuevas formas con las armas de fuego, modificando así totalmente el antiguo concepto de caza al volateo.

La Revolución Francesa 1789, conflicto social y político con diversos periodos de violencia, convulsiono a Francia y por extensión a otras naciones de Europa, marcando el final del feudalismo y del absolutismo dando inicio así a la Edad Contemporánea. En esta época convulsa, la Asamblea de la Nación en representación de los Estados Generales Franceses abolió los derechos feudales sobre la caza, que hasta entonces habían sido patrimonio exclusivo de la nobleza, trastocando y cambiando definitivamente la forma de entenderla.

Los vocablos Volateo, “Persiguiendo y tirando a las aves cuando van volando”  o Volatería, “Caza de aves que se hace con otras enseñadas a este efecto” han perdido su referencia entre los cazadores y escasamente son mencionados para desgracia de nuestro rico y tan variado idioma castellano.

Halconero Mayor: “a cuyo mando y dirección estaba todo lo tocante a la caza de volatería” también desaparecido, este empleo fue antiguamente en España una de las mayores dignidades de la casa real.

En la actualidad, la práctica de la caza esta tan desvirtuada y acosada que lo que en tiempos fue conceptuado como un arte milenario practicado solo por caballeros, hoy sea visto por algunos sectores de la sociedad poco más o menos como un delito.

Algo tendremos que hacer los cazadores para cambiar esta mentalidad emergente, si no deseamos que nuestra pasión venatoria  desemboque en una vía muerta.

Buena caza amigos.




sábado, 6 de abril de 2019

GRETTA DE EL MENTUCAN

Esta perrita se llama Gretta de El Mentucan, es el resultado de un cruce entre la antigua línea de sangre Tudal, que aun poseo en mis Bracos Alemanes, con una hembra importada de Alemania.

Las cualidades naturales para el rastreo de esta cachorra desde muy temprana edad eran excelentes, tanto fue así, que cuando me llamo Laureano Prieto Fabián, actual propietario dela perra a través de un amigo común, Carlos Álvarez delegado del CCBP (Club de Cazadores de Becada con Perro) de Asturias, para preguntarme si tenía algún ejemplar que pudiera servir para trabajos de rastreo, rápidamente le informe de las excelentes cualidades de Gretta y así fue como una cachorra de mi Afijo llego a http://www.ibysmedioambiente.es/  donde prestaría sus servicios.

Desde muy temprana edad,  comencé su adiestramiento básico y especifico, este último, con inicios en rastreos sobre cadáveres de pajarillos y murciélagos, trabajos que más tarde debería desempeñar en esta empresa dedicada a aportar soluciones a un desarrollo humano sostenible. Ya en su destino, seria educada para el desempeño de trabajos de localización de fauna por su propietario Laureano Prieto.

Gretta ha rastreado en ríos de la Comunidades autónomas de Asturias y Madrid, siendo especialmente reconocida por sus trabajos tras los Mapaches en Galicia, donde fue públicamente homenajeada.

Ver más en:     



lunes, 25 de marzo de 2019

PRUEBA DE APTITUDES NATURALES

Aprovechando que las perdices andan ya emparejadas debatiéndose en sus escarceos territoriales y las conejas aún no han masificado su cría, aunque ya se ven desde el pasado mes de enero bastantes gazapos, he llevado a July  al coto para ver como reacciona ante la caza.

Esta perrita Pointer nació el pasado 25 de Julio de 2018, con lo cual solo contaba con seis meses al cerrarse la veda de esta temporada anterior, muy joven para iniciarla en la caza, según mis gustos.

Cuando se tiene un solo perro para cazar, da igual, pero cuando se poseen varios y hay que cazarlos a todos por un orden cronológico, se tienen que establecer unos parámetros de comportamiento a la hora de preparar a los perros jóvenes para las temporadas futuras. Esto no quiere decir que  retrasemos su aprendizaje,  es simplemente que hay que esperar su momento sin perderle de vista, es decir, siempre atentos a su evolución, desarrollo físico y emocional.

July es el regalo de un buen amigo, y es por este concepto por lo que yo me estoy esmerando tanto en su manejo al ponerle frente a la caza. Sin prisas ni precipitaciones, pero sin pausa, la he estado sacando por los alrededores de la perrera para que valla tomando vientos, tengo que decir queridos amigos, que conejos y algunos pares de perdices son convecinos del lugar donde ella está creciendo y no me resulta demasiado difícil ponerla frecuentemente en contacto con sus rastros.

No sé qué pensareis vosotros, pero yo entiendo que un cachorro si ha sido campeado con suficiente tiempo de antelación al día de su prueba, responderá sin duda y para el resto de su vida, no solo con la conducta con la que la genética le haya marcado, sino además, con la experiencia y el temple de la mano que lo ha ido forjado. 
  
Como era de esperar, July dio todo un recital al verse frente a la caza real, en un medio desconocido para ella y ante una cantidad de caza, que extrajo de su esencia un comportamiento innato brutal, paradas repentinas a los calientes de las perdices, aunque se hubieran volado momentos antes,  tomas de punto largas pero a la vez llenas de plasticidad, al estilo pointer por antonomasia, flexionando los cuatro miembros locomotores, cabeza, línea dorsal y cola en un mismo perfil, expresividad absoluta en sus formas a la hora de indicar la presencia de la caza, y yo, disfrutando como un loco apasionado de las muestras de esta cachorra que sin duda será una gran perra de caza.

Pero no me engaño, aun la queda mucho que aprender y no es menester descuidarse, porque lo que se logra con mucho esfuerzo, suele despedazarse en instantes fatídicos, las lecciones deben ser cortas, intensas y con rigor, no deberemos caer en la desfachatez de creer que todo está hecho con un buen día de trabajo, se debe ser constate en los ejercicio, pero con firmeza, y cuidado, si vemos a nuestro alumno inclinarse hacia el más leve defecto, lo engancharemos a la traílla y a la perrera, incluso con aquellos ejemplares que son notablemente superiores en cuanto a inteligencia para comprender, debemos de estar siempre muy atentos.

Luego, siempre quedan otras cosas en la retina al margen del disfrute de los lances en un día así, os dejo unas cuantas fotos para que seáis vosotros los que os las imaginéis.

Saludos para todos, un fuerte abrazo cazadores.

















Saludos para todos, un fuerte abrazo cazadores.

miércoles, 20 de marzo de 2019

QUE ES CAZAR

DEFINICIONES Y CONSIDERACIONES

Nuestra tan popular palabra cazar, debe proceder del verbo latino capto-captare-captavi; es decir, la acción de apoderarse o aprehender, de captus, lo que es tomado o aprisionado: cautivado, “cazado”, pues la caza no incluye forzosamente la muerte de la víctima.
Los vocablos “venatorio” y “cinegético” son muy usados para designar todo lo relacionado con la caza y la caza misma.
Contra lo que muchos creen, el adjetivo español “venatorio”, o perteneciente al ejercicio de la caza, no viene del nombre “venado”, que en nuestro idioma tiene actualmente la acepción de ciervo. En latín “venatio” es la caza y “venator” el cazador. Tambien se aplicaba transitoriamente a la acción de acechar o espiar a alguien.
Plauto escribe: Oculis venaturam facere, “cazando o acechando con la mirada”. Por ser la caza predilecta de los grandes señores romanos la de los ciervos, quedó el vocablo ligado a estos herbívoros, algo así como animales de caza por excelencia.
En cambio “cinegética”, termino aplicado hoy a toda clase de caza mayor y menor, solo se refería a la que se realizaba con una importante intervención de perros, en latín “can”, del griego “kinos”, “kinegetiké”. De ese modo la caza de cetrería, con aves de presa, a la espera o al rececho sin perros, no es, etimológicamente, “cinegética”, pero si puede admitirse que se la denomine de esa forma por extensión y evolución semántica.
En la caza que ahora llamamos “mayor”, se distinguían en España dos grandes grupos de venados, es decir, de piezas venatorias; los venados “negros”, que eran el oso y el jabalí y los venados “rojos”, que eran el ciervo, el gamo, el corzo, el rebeco y la cabra.
Al ciervo se le distinguía con el apelativo de “venado real”, y a veces se le denominaba “gamo” o “paleto”, y también gamo al corzo.
El lobo era justamente considerado una fiera, alimaña peligrosa y fuera de la ley. Todo lo demás era caza menuda y la nombrada “Ballestería” era una organización que participaba de ambas. Actualmente todavía los franceses recuerdan esto y hablan de “gibier rouge et gibier noir”.
También antaño solía hacerse una distinción muy explicable: “Venador” era quien cazaba reses o venados y “Cazador” quien se dedicaba a la caza menuda y a la cetrería.

TRATADO DE MONTERÍA Y CAZA MENUDA

domingo, 27 de enero de 2019

DON PELAYO DE LA BIESCA

Don Pelayo de La Biesca, Setter Ingles de ocho meses, solo había salido al coto un par de veces a últimos del pasado verano, lo lleve a tan temprana edad con la intención de comprobar su instinto natural sobre la caza, a sus escasos cinco meses, demostró una gran pasión a través de su incesante búsqueda, tal fue mi satisfacción que he procurado no llevarlo a cazar hasta finales de esta temporada, reservando para él estos últimos días de caza.

Hoy en su primer día de caza, he preferido que lo haga solo, para fomentar su concentración y evitar distracciones y competencias con otros perros, volviéndome a ratificar los mismos valores que apunto en su día, una gran pasión por la caza como principal virtud. Ha seguido los rastros calientes de los conejos y los peones de las perdices con verdadero entusiasmo, corriendo tras ellas cuando se levantaban relativamente cerca de él, lástima que estén ya guardadas para el próximo año y no se puedan tirar, porque habremos visto una veintena de ellas hoy, varias a tiro.

En cuanto a los conejos, que era lo que podíamos cazar, de los ocho o nueve vistos, solo he podido disparar a cuatro, dos de ellos abatidos a vista del perro y posteriormente cobrados con participación voluntaria de él.

Conclusión, cachorro de buen carácter, obediente y con mucha pasión, sin miedo a las detonaciones, posesivo y distante en el cobro con cierta inseguridad portando y soltando la caza. Como de costumbre, habrá que pulir defectos una vez comprobadas las aptitudes naturales heredadas. Este trabajo se hace indispensable en los meses de descanso de los perros cazadores.

Según un dicho francés, a un perro le hace falta “UN AÑO POR CADA PATA Y OTRO PARA LA CABEZA” para que pueda ser completa su educación y dar el máximo rendimiento en la caza.

Saludos para todos.




domingo, 13 de enero de 2019

DOS PERDIGUERAS Y UNA ESCOPETA


Este es el resultado del día de hoy tras las perdices rojas con mis perdigueras Atenea y Luna, muy cerquita de Toledo capital, además de una buena sudada y las piernas machacadas de tanto subir y bajar cuestas.

La finca es muy dura para el cazador y las perdices muy rápidas en sus vuelos ya que la ortografía del terreno las favorece, las zonas de erial son muy tupidas de espesura y una vez dispersado el bando, encontrarlas esparcidas se convierte en una quimera.

Desde las 9,00 de la mañana hasta la 15,00 me he batido el cobre en solitario con estas bravas perdices, alternado la búsqueda minuciosa y metódica de las dos perras durante toda la jornada con la excelente nariz de Atenea y los firmes cobros de Luna, especialmente en los tres últimos pájaros, donde el calor les hacia esconderse en lo mas profundo de la maleza, aguantando inmóviles las muestras de las perdigueras, una gozada, un día estupendo de caza del que he disfrutado intensamente.

Como de costumbre, mi mas sincero agradecimiento a la propiedad de la finca, tanto las perras como yo hemos terminado exhaustos, pero a la vez completamente satisfechos.

Saludos para todos y buena caza.














martes, 11 de diciembre de 2018

PERDICES Y PERDIGUEROS

Las barrancas del río Tajo son un marco incomparable de gran belleza, este espacio declarado Monumento Natural en 2010 por la Junta de Castilla la Mancha, también posee la clasificación de zona de especial protección para las aves y lugar de interés comunitario, está formado por las aguas del Embalse de Castrejon a un lado y las cárcavas de piedra arcillosa con color rojizo al otro. Existe un sendero junto al acantilado, desde el cual te permite disfrutar de diferentes puntos de vista del monumento. Los atardeceres son especialmente bellos con el color rojizo que toman las afiladas paredes, momento ideal para obtener estupendas fotos.
La finca Boadilla limítrofe con este espacio natural, fue el punto de encuentro para unos cuantos aficionados a la caza de la perdiz con perro de muestra, en este caso perdigueros de la (AEPPB) Asociación Española del Perro Perdiguero de Burgos.
Las bravas perdices de esta finca y el escarpado terreno de sus barrancas, pondrían a prueba, como así se pudo comprobar a lo largo del día, la valía de los perros y las piernas de los que los talonaban, dando así a la caza el sentido de una persecución equitativa entre animal y humano.
Cazar perdices en este agreste paraje con el perro por delante, no solamente requiere una buena preparación física si se desea tener éxito, sino que además, también se debe poseer destreza con el arma ya que la diversidad de disparos a ejecutar en esta difícil orografía de fuertes desniveles, más la velocidad añadida que adquieren los pájaros en su huida, exigen una buena dosis de experiencia al realizarlos.
En cuanto a la organización, mi más sincero agradecimiento por el trato recibido, en mi opinión, fue un día de caza excelente, todo muy bien organizado y con un buen ambiente entre cazadores del que pudimos disfrutar con los perdigueros.
Permitirme que os recuerde con estas breves rimas, extraídas de un libro muy antiguo, cual es la técnica que se debe emplear para tener éxito en la caza de perdices con escopeta:

Si vuela cuesta arriba
apuntale a las patas;
si cuesta abajo vuela
cúbrela por la espalda;
cuando te entre de pico
delante has de tirarla
y corre bien la mano
si te pasa de ala.
Mas todas estas reglas
que son de suyo sabias
fallan como cartuchos
de pólvora mojada
cuando puesto en un cerro
las perdices te pasan
haciendo arco de circulo,
es decir, descolgadas.
Esas para matarlas
como menda las mata,
precisa es mi experiencia
que todo el mundo alaba.

Gracias por vuestra atención y buena caza.